Buñol pone en marcha el Proyecto 50/50 en el Colegio de Educación Infantil y Primaria San Luis para implicar a la comunidad educativa en un cambio de conductas respecto al consumo de energía y agua

Usted está aquí

La concejalía de Educación de Buñol pone en marcha este proyecto que pretende concienciar, fomentar hábitos sostenibles e implicar a la comunidad educativa en un cambio de conductas respecto del consumo de energía y agua. El próximo curso este proyecto se hará extensible al CEIP Cervantes

Área: 
Educación

Carles Xerri, concejal de Educación del Ayuntamiento de Buñol, informa de que a través de una subvención de la Diputación de Valencia, se ha puesto en marcha el proyecto 50/50. Este proyecto es una acción educativa entorno al ahorro y la eficiencia energética. El objetivo de este proyecto es concienciar, fomentar hábitos sostenibles e implicar a la comunidad educativa en un cambio de conductas respecto del consumo de energía y agua.

“Es un proyecto de participación de la comunidad educativa para compartir y aprender juntos a ahorrar y mejorar el uso eficiente de la energía y el agua en el centro escolar. Un proyecto en el que todos y todas, salimos ganando, la escuela porque recibe fondos económicos extras derivados de su ahorro y mejora la eficiencia energética de la instalación, los ayuntamientos porque disminuyen los costes en el recibo de la luz y el agua y el Planeta y todos los seres que en él habitamos, porque avanzamos hacia la Sostenibilidad y hacemos frente a la Emergencia Climática”, confirma el edil del ramo.

Xerri informa de que a través de una metodología activa y participativa, “esperamos implicar a la comunidad educativa (familias, alumnos y alumnas, equipo directivo, equipo de mantenimiento, limpieza y comedor) a dar los pasos necesarios para abordar la lucha contra el Cambio Climático, mediante cambios de comportamiento y adquisición de hábitos de consumo energético y de agua”.

Recuerda que el objetivo parte de incluir un incentivo económico para que las escuelas y el Ayuntamiento ahorren en energía: el 50% del ahorro de energía conseguido mediante las medidas propuestas y adoptadas por alumnos y alumnas, y profesores y profesoras, vuelve a las escuelas a través de una aportación económica; el restante 50% se invierte de nuevo en eficiencia energética, lo que a su vez supone una mejora en la instalación. En definitiva supone un beneficio directo que será la motivación para llevar a la práctica, venciendo las inercias, el cambio de hábitos, al entender los costes asociados al consumo de energía y ser beneficiarios directos del posible ahorro.

El concejal de Educación buñolense asegura que para llevar a cabo este proyecto será la comunidad educativa al completo, junto con la parte técnica y administrativa del Ayuntamiento, quien deberán implicarse para el éxito de esta iniciativa. Así pues,  será el “Equipo Energético”, compuesto por director o directora, responsable del proyecto en el centro, conserje, representación de claustro, alumnado, AMPA, personal del limpieza y comedor, representante técnico del ayuntamiento y cualquier otra persona que se acuerde por el equipo que aporte algo al proyecto. A partir de reuniones periódicas organizativas y formativas, van proponiendo el plan para establecer las medidas de ahorro, junto con la ayuda y asesoramiento del equipo ACTIO, a partir de una diagnosis inicial.

Para conseguir los objetivos propuestos en este plan se llevarán a cabo varias acciones y pasos:

-Diagnosis previa con los datos facilitados por el ayuntamiento de 3 años anteriores a la puesta en marcha del proyecto 50/50.

-Reunión formativa con el claustro de profesores y profesoras para contar el proyecto y posteriormente presentación del proyecto en el centro, al máximo de personas.

-Constitución del “Equipo Energético” con el que se realizarán reuniones mensuales para establecer y seguir el plan de acción en el centro escolar, a partir del máximo  conocimiento del funcionamiento energético del centro (gasto mensual recibo de la luz, agua,…)

-Recorrido energético, para la recopilación de datos reales (gasto y consumo en kWh) y su análisis, la medición de temperaturas,…haciendo especial hincapié en la inspección de los distintos “lugares de consumo”: climatización, iluminación, equipos informáticos, agua caliente sanitaria, puertas, ventanas, aislamientos… así como todos los usos energéticos en electricidad, gas, biomasa, solar,….

-Talleres formativos con la Comunidad Escolar, relacionados con la factura eléctrica, reducción del consumo, ahorro de agua y autoconsumo energético, como temas principales.

-Durante todo el proyecto se realizará una evaluación continua de las medidas que se pongan en marcha y de los ahorros conseguidos.

-La Comunidad Educativa en su conjunto, debe decidir consensuadamente la inversión de los ahorros.

-Comunicación y difusión de los logros al Ayuntamiento y a la Comunidad Educativa. Difundir al máximo los éxitos de este proyecto, forma parte de uno de los objetivos principales que es la concienciación para la lucha contra el Cambio Climático y el paso a la “acción”.

-Celebración del éxito del proyecto, que hemos conseguido entre todos y todas, con el esfuerzo de romper inercias en nuestro comportamiento para tener hábitos de vida más saludables y acordes con el Planeta en el que vivimos.

Xerri finaliza: “Este proyecto tiene la duración de un año aproximadamente y desde la concejalía de Educación aplauden este tipo de iniciativas que más allá del ahorro económico tiene un objetivo claro: concienciar y sensibilizar sobre el cambio climático y un modelo de vida sostenible. La idea es que el proyecto 50/50 al curso que viene pueda llevarse a cabo en el CEIP Cervantes y que los dos centros públicos dependientes del Ayuntamiento puedan beneficiarse de esta iniciativa”.